Áurea Restaurante: una joya escondida

Por Jorge León Báez

17 Sep, 2021
Aúrea Restaurante

Sentí que estaba en un viaje, sin salir de la ciudad.

Intro

Áurea es un restaurante que en algún momento estuvo ubicado en Bellavista y que cerró en tiempos de pandemia para, unos meses más tarde, volver en una nueva ubicación, de la mano de los chefs Ismael Lastra y Tomás Saldivia.

Ahora se encuentra dentro del Hotel Las Acacias, en Vitacura, manteniendo su esencia de “Cocina de autor” intacta.

Aúrea Restaurante Chefs

¿Qué comí?

Áurea Restaurante - Yo degusto

Filete de res al rockefort

Con risotto de setas del sur de Chile,  verduras al wok y coronado con queso azul.

15.900 CLP

En un plato de piedra que incluía colores muy intensos, la carne llegó en el punto de cocción exacto que pedí (medio) y con el nivel de sal perfecto que se entendía de maravillas con el topping de esta variedad de queso azul.

El risotto estaba bastante pesado, pero con un sabor único. Se nota que no eran hongos de supermercado.

En las verduras identifiqué nabos, tomates cherry, brócoli y más hongos, todas deliciosamente mezcladas con los jugos de la carne.

Rustico de garbanzos

Garbanzos guisados
cuidadosamente al estilo del
medio oriente y faláfel con
chutney de cilantro, limón
y maní.

12.900 CLP

Un plato muy contundente con un paseo de texturas y sabores diferentes en un bowl de piedra.

Para una persona es todo un desafío comerlo completo.

 

Áurea-Restaurante-Rustico-de-garbanzos
Áurea-Restaurante-Cappuccino

Cappuccino

5.900 CLP

Un postre miniatura, casi que de degustación, pero delicioso con cremoso de chocolate, cremoso de queso y polvo de café.

En el menú no está el detalle del postre, pero se asemejaba mucho a un tiramisú, adornado con una salsa de frutos rojos y quinoa tostada.

Mi opinión

Mi opinión…

Un sitio ideal para ocasiones “serias” como reuniones de negocios, un cumpleaños tranquilo o la celebración de algún logro.

Los invitados siempre van a quedar a gusto porque es un sitio diferente y con mucha personalidad.

Los pequeños detalles importan

Ambiente

Hay espacios para todos los gustos: una barra con mesas en un salón interior cercano a la recepción, otro salón con aspecto colonial muy bien iluminado y tranquilo (allí me ubiqué yo) separado por un ventanal de una tercera zona que sería la terraza, rodeada de vegetación y donde está permitido fumar.

Al estar dentro de un hotel, está garantizada la pulcritud, el orden y la logística del lugar.

Enfocado en la experiencia global

Servicio

Al llegar nos preguntaron dónde queríamos ubicarnos, ya que en todas las áreas había disponibilidad, así que elegimos el salón colonial que estaba vacío y creo que eso les jugó en contra porque desde ese momento vimos muy pocas veces al garzón y era complicado llamarlo cuando necesitábamos algo.

Aunque el trato fue muy amable, el necesitar algo y no tener un garzón “a la mano” es frustrante, sobre todo porque la no disponibilidad no era porque había mucho movimiento, sino porque simplemente estaban parados mirando hacia la terraza, ignorando por completo el salón.

Sabor y algo más

Comida

Fue el punto alto de la visita.

Creaciones únicas y emplatados especiales, con combinaciones de ingredientes fríamente calculados que no se consiguen en un restaurante común.

Como es de esperarse el menú es bastante corto y, al no haber mucha variedad, recomiendo estudiar la carta antes de visitar Áurea para asegurarse de que haya al menos un plato viable para ordenar.

El valor es la clave

Precio

Los platos tienen un costo normal para su segmento, sin embargo, de haber tenido una buena experiencia con el servicio, sin duda lo habría calificado con un 10, porque el valor agregado de sentirte de viaje aún estando dentro de la ciudad hace que la experiencia tenga más valor.

Menú

¿Se lee bien?

Diseño del menú

El código QR que está en un hablador en todas las mesas te lleva a un sitio web responsive, bien hecho, fácil de navegar y leer, con la mayoría de la información disponible.

El único detalle que le encontré es que no tiene listados los postres, sino que hay que preguntarle al garzón y, en mi caso, no sabía qué había, sino que tuvo que ir a la cocina a preguntar.

 

Puntuación según mi opinión
  • 9/10
    Ambiente - 9/10
  • 6/10
    Servicio - 6/10
  • 10/10
    Comida - 10/10
  • 8/10
    Precio - 8/10
  • 9/10
    Diseño del menú - 9/10
8.4/10

¿Dónde estacionar?

Al estar dentro de un hotel, cuentan con un amplio estacionamiento sin costo adicional.

En la entrada me pidieron mis datos y me preguntaron si tenía reservación. Luego me indicaron el camino hacia el estacionamiento trasero, ya que el delantero estaba lleno.

¿Volvería a visitarlo?

No.

Al ser cocina de autor, la carta es súper corta y ya en esta visita pedí los dos platos que quería probar.

Otras reseñas de la misma categoría…

Ambrosía: Manjar de los dioses

Ambrosía: Manjar de los dioses

La mejor combinación de texturas y sabores que he probado jamás, de la mano de la reconocidísima chef Carolina Bazán.

Piso Uno: éxtasis de sabor

Piso Uno: éxtasis de sabor

Un bar ondero en Providencia con gastronomía japonesa y todos los detalles pensados y cubiertos.

Todas las reseñas

Reseñas y descuentos siempre en tu bolsillo👇

Yo Degusto App

Publicidad

1 Comment

  1. Grissel Montiel

    No vivo en Chile no sé cuando podría volver pero AMÉ leer esta reseña. Me hiciste imaginar el lugar, las fotos hermosas, la apreciaciones inteligentes, la web fácil de navegar, la redacción impecable. Qué orgullos estoy de ti, me encanta este hobbie hahaha

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *